• Laber Consultoria
  • Laber Formación
  • Laber Suministros
  • Laber Inspección
REQUISITOS IMPORTACIÓN ATÚN CONGELADO PARA LA INDUSTRIA CONSERVERA O PARA CONSUMO DIRECTO

NOTA INFORMATIVA SOBRE LOS REQUISITOS ESPECÍFICOS PARA LA IMPORTACIÓN DE ATÚN CONGELADO PARA LA INDUSTRIA CONSERVERA O PARA CONSUMO HUMANO DIRECTO publicada por el Ministerio de Sanidad relativa a los siguientes aspectos:

1. CONGELACIÓN RÁPIDA A -18º C

(…) en la medida en que la normativa no determine un plazo máximo para alcanzar la temperatura de -18ºC, se entenderá que el producto se ha congelado de manera rápida a -18ºC y que por tanto, puede destinarse a consumo directo siempre que:

- en el certificado se declare la aptitud del producto para el consumo humano (Casilla I.20 “Consumo humano”) y,

- de acuerdo con los gráficos de temperatura proporcionados por el operador económico, la congelación puede considerarse como un proceso continuo (que podrá constar de una o varias fases diferentes), sin que puedan llegar a observarse grandes picos de subida de temperatura. A estos efectos, no podrá considerarse como un proceso continuo, cuando el producto, inicialmente es congelado en salmuera (hasta alcanzar, por ejemplo, los -12ºC), y posteriormente se trasvasa a otro buque o se desembarca en un establecimiento en tierra para someterse a una congelación en seco hasta alcanzar una temperatura igual o inferior a -18ºC.

En caso contrario, debe entenderse que los productos van destinados a la industria conservera.

 2. CASILLA I.20 DEL CERTIFICADO SANITARIO

3. ENVASADO DE LOS PRODUCTOS

(...), la normativa anteriormente citada no prohíbe taxativamente efectuar el transporte de las piezas de atún sin envasar. Ahora bien, tratándose de productos que van destinados al consumo directo (sin transformación previa en una industria conservera), sólo se debe admitir que la mercancía llegue desnuda, si el transporte se efectúa en un medio que reduzca al mínimo el riesgo de contaminación durante todas las operaciones de carga, descarga y transvase y existe una neta separación con otras partidas o productos diferentes o que no se consideran aptos para el consumo humano directo (por ejemplo, otras partidas de atún certificadas para la industria conservera).

Por esa razón, sólo se deben certificar, marcando en la casilla II.12 del CHED-P “Apta para el mercado interior: Consumo humano” las partidas de atún que:

- O bien vayan debidamente envasadas y provistas de la correspondiente marca de identificación;

- O bien, llegando los productos desnudos (es decir, que no vayan provistos de un envase protector que los envuelva por completo), se ofrezcan por parte del operador o el interesado en la carga las siguientes garantías y compromisos:

o durante las operaciones de carga, descarga y trasvase, se han adoptado todas las medidas necesarias para proteger los productos de las inclemencias del tiempo y de los efectos del sol y de la contaminación;

o los productos se han cargado, descargado, manipulado, trasvasado y transportado de forma totalmente higiénica, sin que en ningún momento la mercancía hubiera entrado en contacto directo con el suelo o con otras superficies que pudieran suponer un potencial foco de contaminación;

o se van a proporcionar y costear todos los medios necesarios, para que todas las operaciones de carga, descarga, trasvase, clasificación, manipulación, muestreo, o almacenamiento de los productos en las instalaciones del puesto de control fronterizo se realicen de manera totalmente higiénica;

o se van a sufragar los costes íntegros de todos los análisis reglamentarios (histamina, microbiología, contaminantes, etc.) que sean necesarios realizar con objeto de confirmar la aptitud de los productos para el consumo humano, y

o una vez autorizada la entrada, se van a adoptar todas las medidas necesarias para garantizar que los productos en ningún caso vayan a entrar en contacto directo con el suelo ni con otras superficies u elementos que puedan suponer un posible foco de contaminación para los productos.

En todos los demás casos, independientemente de si las partidas han sido certificadas por las autoridades competentes del país tercero para consumo humano o para la industria conservera (casilla I.20), la mercancía deberá destinarse a su transformación. Medida que será plenamente efectiva a partir del 15 de noviembre de 2020.


 

Volver a categoría